¿Cómo quitar eslabones de un reloj?

¿Ese reloj que tienes y es tan especial te queda grande? En muchas ocasiones, los relojes de pulsera vienen con correas autorregulables como es el caso de los relojes con correa de cuero, gracias a su hebilla podrás ajustarlo perfectamente a tu muñeca. Pero en el caso de los relojes de acero, cuya correa está compuesta por eslabones, es necesario prescindir de algunos eslabones para ajustar su largo. ¿Sabes cómo quitar eslabones de un reloj? En MÜSS te contamos la forma de ajustar la correa de acero de tu reloj en unos cuantos pasos.

Con MÜSS aprenderás la forma de quitar los eslabones de la correa de tu reloj para que no baile en tu muñeca. Verás cómo es muy sencillo, solo necesitas un par de herramientas y listo.

¿Como se ajusta la correa de tu reloj?

Ajusta la correa de tu reloj en 9 pasos

Para ajustar la correa de tu reloj necesitarás unos alicates de punta, un martillo, una punta y una zona bien iluminada con una mesa en la que trabajar en tu reloj. ¿Todo listo? Vamos a ello.

Paso 1: Medir tu correa.

El primer paso que debes realizar es medir cuan largo te queda tu reloj. Una vez puesto en tu muñeca comprueba cuantos eslabones sobran de tu correa. Si el reloj te queda poco holgado te recomendamos la posibilidad de dejarlo como está, es muy difícil que se te caiga de la muñeca.

¿Ya tienes sabes cuantos eslabones quitarás a la correa de tu reloj? Perfecto, a continuación, te contamos cómo quitar los eslabones sobrantes.

Paso 2: Junta tus herramientas.

Es conveniente tener tus herramientas a mano mientras quitas los eslabones de tu reloj, el trabajo será mucho más rápido y eficaz.

¿Qué herramientas necesito? Lo principal que necesitarás es una punta para poder empujar los pernos que unen los eslabones. Después asegúrate de tener a mano unos alicates y un martillo que te permita poder ajustar la correa de tu reloj.

Paso 3: Retirar los pernos o barras de los eslabones

La forma más cómoda de quitar los eslabones de una correa es empezar por los que están próximos a la hebilla. Para ello el primer perno que vamos a retirar es el de la hebilla que se encarga de abrir y cerrar la correa.

Para quitar los pernos que unen los eslabones lo primero que debes hacer es poner el reloj sobre uno de su costado. Con la ayuda de una punta empuja la barra que se encarga de unir la correa, si ves que la punta entra con dificultad, prueba a impulsarla con el martillo dándole pequeños golpecitos, así conseguirás que el perno salga más fácil.

Finalmente, con los alicates y retira la barra por completo de la correa.

Recuerda, debes quitar los pernos solo de los eslabones que necesites retirar.

Paso 4: Retirar los eslabones.

Una vez retirados las barras, procedemos a quitar los eslabones que sobran de la correa.

Paso 5: Unir las piezas.

¿Has retirado todos los eslabones que sobran en tu reloj? Perfecto, una vez tengas tu reloj listo, debes de unir las piezas de nuevo.

Para volver a juntar la hebilla con la correa vuelve lo primero que debes hacer es alinear perfectamente la hebilla con el eslabón, cuando veas claramente el agujero por donde debe ir la barra.

Utiliza uno de los pernos que quitaste antes para colocarlo de nuevo. Utiliza los alicates para colocarlo en el agujero y después empújalo con la ayuda del martillo. Repite este proceso hasta dejar colocada la hebilla junto a la correa.

Paso 6: Prueba el reloj

Una vez acoplado la hebilla y la correa de tu reloj, vuelve a probar el reloj en tu muñeca. Debe quedarte bien, ni demasiado suelto ni demasiado ajustado.

Si el reloj te queda demasiado ajustado repite el proceso y prueba a añadirle un eslabón más. En el caso de que todavía te quede flojo vuelve a desmontar la correa para quitarle otro eslabón más.

La mejor forma de comprobar que el reloj te queda perfecto es ponértelo durante algunos días para ver si de verdad has conseguido la talla que esperabas.

¿Cómo se ajusta la correa de un reloj?

Como puedes comprobar, quitar los eslabones de un reloj para conseguir ajustarlo a tu muñeca es algo muy fácil y sobre todo que puedes hacerlo sin salir de casa. Si sigues estos pasos conseguirás acortar la largura de tu correa, ¿a qué esperas? Recuerda introducir el pasador de nuevo en los eslabones de forma que desaparezca completamente en el orificio.

Si se da el caso de no ser capaz de retirar las barras que unen los eslabones o tener cualquier tipo de dificultad a la hora de poder acortar la correa de tu reloj puedes acudir a alguna de nuestras tiendas físicas de venta de relojes MÜSS para que un profesional se encargue de acortarlo hasta que su largura sea idónea.

¿Cómo quitar eslabones de un reloj?
¿Te ha gustado?

Subscríbete a nuestro newsletter

No enviamos spam